La directora del Museo MAR cuenta cómo fue el desembarco de las obras del Bellas Artes

enero 6, 2017

La muestra itinerante “Congreso de Tucumán: 200 años de arte argentino” puede visitarse hasta el 28 de febrero en Mar del Plata

Mientras la muestra itinerante “Congreso de Tucumán: 200 años de arte argentino” ya está inaugurada en Mar del Plata, Micaela Saconi, directora del Museo MAR desde abril de 2016, espera con expectativas el inicio de la temporada de verano y saca sus primeras conclusiones: “en estas dos semanas que lleva inaugurada la muestra vemos que lo que impacta al visitante es el diálogo que existe entre las obras más tradicionales y las contemporáneas”.

Con una amplia experiencia en la coordinación de exposiciones y generación de contenidos artísticos, la nueva directora (“mamá, mujer y trabajadora”, como se define) centra su energía en la misión de “impulsar la construcción de redes, la difusión del arte y la cultura”.

-¿Qué expectativas genera en el museo una exposición tan emblemática del arte argentino?

-La muestra es posiblemente la más importante que recibió el Museo MAR. Concentra una selección de artistas que son clásicos a nivel mundial y además refleja la tendencia de cada uno de ellos en distintas épocas de estos 200 años de historia argentina. Es federal y eso la hace más valiosa aún. La exposición va a permitir que jóvenes y adultos conozcan quiénes fueron y qué crearon artistas de la talla de Prilidiano Pueyrredón, Emilio Pettoruti, León Ferrari, Cándido López, Raquel Forner, Marta Minujín, entre muchos otros.

-¿Por qué dirías que la muestra es imperdible?

-Es muy difícil ver y descubrir artistas como los que están acá, todos juntos, que son un placer y un orgullo argentino. Creo que la muestra está montada de una forma que le imprime una calidez única. El hecho de que la entrada sea libre y se complemente con talleres y actividades para la familia hacen de esta propuesta un plan imperdible.

-Luego de Mar del Plata la muestra seguirá viaje hacia Neuquén y Córdoba, ¿cuál es tu opinión acerca de federalizar la cultura?

-Federalizar la cultura es descentralizarla de Buenos Aires. El MAR se propone como un espacio destacado para artistas y la gestión de proyectos culturales. Desde el museo estamos trabajando continuamente en ello, para que el diálogo se construya también con el público visitante. Que el museo esté en una ciudad turística permite que lo visite gente de todo el país; a la vez, durante el año trabajamos fuertemente con escuelas en recorridos participativos.

-¿Qué tipo de diálogo se busca entre el espacio cultural y el visitante?

-Como espacio cultural lo que buscamos fundamentalmente es establecer un vínculo cercano con el visitante. El museo ofrece talleres, recorridos participativos, ciclos de cine, conferencias. La programación no sólo incluye las muestras sino un gran abanico de actividades. Creemos que el público tiene la importancia de participar activamente en el disfrute, el aprendizaje y a partir de la devolución que nos hace constantemente. Queremos ser un museo accesible y amigable para con quienes nos visitan y trabajamos también en ese sentido con capacitaciones para el personal, en la comunicación y en los distintos espacios que generamos para que ese diálogo sea posible.

-¿Pueden las herramientas tecnológicas formar parte de esa comunicación?

-¡Sí! Pero las herramientas tecnológicas del museo no deben ser sólo una forma de comunicación sino que deben transformarse en una experiencia digital. Eso hará que las redes del museo se conviertan en una verdadera comunidad de usuarios, no sólo informándose sino compartiendo, generando contenidos, despertando curiosidades y proponiendo.

-¿Qué impronta deseas imprimir al museo?

-En este caso esa impronta que deseamos darle debe coincidir con los objetivos generales que se propone la gestión a la que el museo pertenece. El MAR, como institución pública, depende del Ministerio de Gestión Cultural de la Provincia de Buenos Aires. El acceso libre a propuestas culturales de alta calidad artística, la generación de intercambios y redes con otras instituciones a través de convenios establecidos, el museo como faro cultural de la región, son algunos de esos objetivos generales del Ministerio que ponemos en marcha en el museo.

-¿Qué acciones se llevaron a cabo en 2016 para avanzar hacia esos objetivos?

-Trabajar hacia esos objetivos lleva un trabajo enorme, y ya se pueden ver algunos resultados, como por ejemplo, el trabajo colaborativo con otras instituciones. Este año hemos realizado intercambios con tres instituciones. En el MAR nos visitaron la muestra “Congreso de Tucumán” -en colaboración con el Museo de Bellas Artes y el Ministerio de Cultura de la Nación-, y las muestras itinerantes del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA). A la vez, el 14 de diciembre se inauguró “El museo de los mundos imaginarios”, en el Centro Cultural Recoleta, una muestra que nació en nuestro museo. Creo que es fundamental generar redes para el fortalecimiento de las políticas culturales…  y mi vocación es que el MAR se convierta en un espacio donde continuamente se trabaje en ese sentido.

-¿Qué distingue al MAR de otros espacios culturales?

-Principalmente su edificio: su espacio, su concepción y su arquitectura. Es un museo que tiene muchas facilidades para el montaje y realización de una muestra; es un lugar atractivo para el visitante. Nuestro desafío es generar una programación artística que atraiga al público tanto como el edificio lo hace por sí mismo.

-¿Cómo se seduce a los turistas para que el museo forme parte del itinerario del verano?

-El edificio, su impronta y el “Lobo Marino de Alfajores”, creado por Marta Minujín y enlazado en el frente del MAR ya lo vuelven una atracción en la ciudad. Pero el museo debe complementar esa atracción con una buena programación artística para que el visitante vuelva. Es un desafío diario.

-¿Otro espacio del museo que te gustaría destacar?

-El hall principal, donde puedo ver el movimiento del público, las caras de asombro y escuchar los comentarios sobre lo que el visitante vivió en el museo.

-¿Un pintor argentino?

-Creo que hay momentos y estados de ánimo para elegir a unos u a otros. Para mencionar sólo cuatro artistas de distintos estilos y épocas, en este momento nombraría a Romulo Mació, Pablo Siquier, Eduardo Basualdo y, de Mar del Plata, a Juliana Iriart.